¡Ay, campaneras! #9 Qué cursi

Aunque hoy la vinculemos con los excesos a veces sonrojantes del amor romántico, la cursilería en su origen tenía más que ver con la clase social. Burguesía, distinción, cuestiones de género…¿quién decidía/decide qué es el “buen gusto”? La respuesta es un poco “los de siempre”, no os voy a engañar. Distinción y prestigio social van de la mano: el gusto legitimado es siempre -qué casualidad, oiga- el de los de arriba.

En este episodio hacemos un repaso a la representación del mal gusto en cuplés y zarzuelas, a los vericuetos ideológicos de clase y género que encierran arquetipos tan repetidos como el de la niña cursi. Arreglaos las enaguas, abrid el quitasol y recitad de memoria -siempre a la luz de la luna, hacedme el favor- vuestros versos de amor favoritos porque hoy vamos a hablar de cursilería.

Publicado por Lidia García

Investigadora en la Universidad de Murcia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: