¡Ay, campaneras! #10 Guiris

Gran parte de lo consideramos “típicamente español” le debe tanto a nuestro propio devenir cultural como a la mirada que los extranjeros han proyectado sobre nosotros. Por no decir más. Si no que se lo pregunten a los guiris primigenios: los viajeros europeos que en el s.XIX se dejaron caer por aquí y, colocadísimos de Romanticismo como estaban, asentaron mitos sobre nosotros que todavía nos persiguen. Mitos a los que también han sabido algunos españolitos sacar rendimiento, ojo.

En este episodio del podcast ¡Ay, campaneras! hacemos un recorrido musical desde el papel de la mirada extranjera en la construcción de lo “típicamente español” hasta la representación en coplas y pasodobles de los mitos asociados a los primeros turistas. En el episodio de hoy los guiris se ponen peineta.

¡Ay, campaneras! #9 Qué cursi

Aunque hoy la vinculemos con los excesos a veces sonrojantes del amor romántico, la cursilería en su origen tenía más que ver con la clase social. Burguesía, distinción, cuestiones de género…¿quién decidía/decide qué es el “buen gusto”? La respuesta es un poco “los de siempre”, no os voy a engañar. Distinción y prestigio social van de la mano: el gusto legitimado es siempre -qué casualidad, oiga- el de los de arriba.

En este episodio hacemos un repaso a la representación del mal gusto en cuplés y zarzuelas, a los vericuetos ideológicos de clase y género que encierran arquetipos tan repetidos como el de la niña cursi. Arreglaos las enaguas, abrid el quitasol y recitad de memoria -siempre a la luz de la luna, hacedme el favor- vuestros versos de amor favoritos porque hoy vamos a hablar de cursilería.

Charla en el Centre LGTBI de Barcelona

¿Qué hay de queer en lo cañí? ¿Qué papel tienen en la memoria LGTB géneros musicales como la copla, largamente asociada a la maquinaria propagandística de la dictadura franquista? En estos y otros jardines nos metimos en esta charla (forzosamente) online para el Centre LGTBI de Barcelona.

¡Ay, campaneras! #8 Madres

Hoy es el día de la madre y qué decir tiene que, en plena pandemia como estamos, no he podido abrazar a la mía. Ni yo ni mis hermanos. Como tantos otros, como la mayoría. Pero los tres nos hemos puesto guapos para felicitarla -aunque online- al alimón y bien empaquetaos.

Para mi madre es este episodio sobre las madres de la copla: a veces homenajeadas, a veces caricaturizadas y a veces retratadas, cuando la maternidad no iba por los cauces convencionales, en toda la crudeza de su estigma. Va por todas ellas.

Una película con folclórica para la cuarentena

No sé si es mi lugar favorito de la ciudad donde vivo pero desde luego está entre los primeros: no hay día por muy malo que fuera no me haya mejorado después de pasar un rato en las butacas azul turquesa de la Filmoteca de Murcia.

Los amigos de la filmoteca me pidieron una recomendación para la cuarentena y no os va a sorprender ni lo más mínimo que me tirara por lo cañí:

¡Ay, campaneras! #7 Salir de pobres

Cuando escuchamos a las folclóricas hablar de sus propias vidas hay una constante que se repite una y otra vez: los orígenes humildes de todas ellas. Concha Piquer robaba patatas para poder comer, Estrellita Castro limpiaba la casa de su maestro de canto para pagarse las lecciones…no es de extrañar que al hacerse millonarias gracias a su talento se convirtieran también en un modelo de éxito para todas las niñas pobres de la España de la posguerra.

¿Pero cuánto tuvo la copla de ascensor social y cuánto de trampantojo? Las propias historias de las canciones y sobre todo las de las películas folclóricas hablaron insistentemente de pobreza. De la miseria a la fama, de la escasez a la abundancia: hoy hablamos de qué nos cuenta nuestra música sobre el difícil arte de salir de pobres.

Recomendación para Sant Jordi

La verdad es que traigo pocas sorpresas porque mi recomendación para este Sant Jordi es bien cañí. Aunque es uno de los nombres más citados cuando hablamos de copla, especialmente cuando revisitamos los sótanos más disruptivos del género (del musical y del otro), creo que nunca está de más volver a Miguel de Molina.

Justo el verano pasado estuve en el Festival de teatro clásico de Almagro y allí visité la exposición Arte y provocación: la copla como género escénico que en realidad es prácticamente la misma exposición sobre Miguel de Molina que ya venía dando vueltas por aquí y allá (recuerdo haberla visto en Madrid hace algunos años) con algunos añadidos copleros más genéricos que oye, ninguna queja, se agradecen. Si os podéis hacer con el catálogo de la exposición es de hecho muy interesante y bellísimo.

Especial ilusión me hizo verme cara a cara con las hechuras de Rocío Jurado en uno de los trajes que vistió en el malhadado musical Azabache producido en plena Expo92.

Así que nada, feliz Sant Jordi, queridas, y no dejéis de leer las memorias de Miguel que son canelita en rama.

¡Ay, campaneras! #6 Si las mujeres mandasen

Hubo un tiempo -hasta anteayer como quien dice, de hecho- en el que mujeres y poder se concebían como ideas tan contrarias que solamente se unían con intención cómica. Era tan descabellado imaginar a una mujer (más bien a las mujeres en su conjunto) ejerciendo el poder, que esa cuestión lo que más suscitaba era coñas. Pero entre broma y broma la verdad siempre asoma y en muchas de las creaciones en las que se especuló con esta idea del poder femenino se clareaba la verdad incómoda de lo injusto del dominio masculino y de las ganas de las mujeres de ponerle, poco a poco y entre cuplé y cuplé, fin.

En el episodio de hoy del podcast ¡Ay, campaneras! vemos qué nos dicen la zarzuela, el cuplé y la copla de qué pasaría si las mujeres mandasen.