¡Ay, campaneras! #5 Portugal, meu amor

Cuando era (más) mocita me fui de Erasmus a Portugal: estudié un curso en Coímbra y, como le pasa a cualquiera en similar arena, to lo que se diga es poco. Servidora cuando se bebe un par de vinos -lo mismo da de Jumilla que de vinho verde– es dada a arrancarse con alguna coplaSigue leyendo “¡Ay, campaneras! #5 Portugal, meu amor”

¡Ay, campaneras! #4 Viva el vino

No es solo que me encante el vino -que me gusta y no poco- sino que tengo con él un vínculo irrompible: el vino ha sido desde siempre el sustento de mi familia. Trabajar las viñas, podar, ensarmentar, rezar pa que no granice cuando no debe… son las fatigas que les conozco a mis padresSigue leyendo “¡Ay, campaneras! #4 Viva el vino”

¡Ay, campaneras! #3 Asómate a la ventana

En esta situación de espanto en que vivimos -de espanto pausado para los que tenemos la suerte de podernos quedar en casa en unas condiciones relativamente cómodas, pero de espanto al fin y al cabo- los balcones y ventanas se han vuelto otra cosa. Asomarse ya no es solo asomarse: una busca más que aireSigue leyendo “¡Ay, campaneras! #3 Asómate a la ventana”

¡Ay, campaneras! #2 Folclórica contra folclórica

Hay gente que hace las cosas por el mero placer de hacerlas, que no se preocupa (o al menos eso dice) por cómo caiga lo que hace en el mundo. Desafortunadamente no soy una de esas personas. No me duelen prendas en reconocer que estoy pendiente de la cosa esta del feedback porque, entre vosotrasSigue leyendo “¡Ay, campaneras! #2 Folclórica contra folclórica”

¡Ay, campaneras! #1 Coplas para seguir adelante

Grabé este primer episodio del podcast sin tener ni idea de si sería a la vez el primero y el último, todavía con el susto inicial del confinamiento en el cuerpo. Puntualizo lo de inicial porque el susto de esto que nos está tocando pasar -bien lo sabéis, queridas- se va renovando de tanto enSigue leyendo “¡Ay, campaneras! #1 Coplas para seguir adelante”